Frank Robinson, miembro del Salón de la Fama del beisbol de las Grandes Ligas, falleció a los 83 años de edad.
Imagen cortesía MLB.com.

Frank Robinson, el único pelotero en conquistar el premio al Jugador Más Valioso en ambas ligas, falleció este jueves 7 de agosto a los 83 años de edad.

Con un bateo muy pegado al plato, intrépido e imponente, Robinson se abrió paso a base de su poder como toletero al Salón de la Fama, al que ingresó en 1982.

Sin embargo, su legado fue cimentado el día que simplemente puso un pie en la cueva del viejo Cleveland Stadium como el primer manager de raza negra en las Grandes Ligas en 1975.

Robinson recibía cuidados paliativos en su residencia en Bel Air, California. La oficina de las Grandes Ligas indicó que al momento de su muerte era acompañado por familiares y amigos.

Frank Robinson, miembro del Salón de la Fama del beisbol de las Grandes Ligas, falleció a los 83 años de edad.
Frank Robinson conquistó como pelotero prácticamente todos los honores en una carrera de 21 temporadas (Foto Twitter).

Durante su carrera como pelotero, Robinson disparó 586 jonrones _se retiró siendo el cuarto en la lista de todos los tiempos, sólo detrás de Hank Aaron, Babe Ruth y Willie Mays, y ahora es el 10mo.

Jugador Más Valioso con Cincinnati (1961) y Baltimore (1966), ganó la Triple Corona al liderar a los Orioles a su primer campeonato de la Serie Mundial en 1966.

Seleccionado al Juego de Estrellas en 12 ocasiones como jardinero, fue elegido en su primera aparición en las boletas para Cooperstown. También fue nombrado Novato del Año de la Liga Nacional en 195 con los Rojos de CIncinnati y obtuvo un Guante de Oro en 1958.

Pero su legado en la historia del béisbol fue más allá de la caja de bateo y en los senderos.

En 1975, Robinson hizo realidad su objetivo de convertirse en el primer piloto de raza negra en las mayores al ser contratado por los Indios de Cleveland. Su impacto fue inmediato y memorable.

Los Indios iniciaron en casa esa temporada y Robinson, también activo como jugador, se apuntó de segundo bate, como bateador designado. En el primer inning, pegó un jonrón a lanzamiento de Doc Medich y el público enloqueció, vitoreando durante toda esa tarde de abril en que Cleveland derrotó a los Yankees.

Los Rojos, Orioles e Indios han retirado el número 20 de Robinson y le homenajearon con estatuas en sus estadios.

También dirigió a San Francisco, Baltimore y Montreal. Se convirtió en el primer piloto de los Nacionales de Washington luego que la franquicia se mudó de Montreal para la campaña de 2005 y los Nacionales lo incorporaron a su Círculo de Honor.

Robinson tuvo una incursión breve en el beisbol mexicano invernal al dirigir y jugar al mismo tiempo a los Tomateros de Culiacán de la Liga Mexicana del Pacífico durante la primera mitad de la temporada 1977-78 para luego presentar, en apariencia sin motivo, su renuncia. También dirigió a los Cangrejeros de Santurce del beisbol invernal de Puerto Rico.

Más de la mitad de los equipos de Grandes Ligas han tenido un manager de raza negra desde que Robinson debutó en esa posición con Cleveland. Posteriormente se desempeñó durante varios años como ejecutivo de MLB.

Robinson nació el 21 de agosto de 1935 en Beaumont, Texas, y acudió a la Secundaria McClymonds de Oakland, California, y como jugador de básquetbol fue compañero de la futura leyenda de la NBA Bill Russell. Pero fue en el diamante, y no en un tabloncillo, donde la fama llegaría para Robinson.

(Con información de MLB.com).