Falleció el ex portero inglés Gordon Banks, autor de una de las mejores atajadas en la historia del futbol mundial.
Gordon Banks le robó un gol a Pelé en México’70 con la considerada mejor atajada en la historia del futbol (Foto Twitter).

LONDRES – Gordon Banks, fallecido este martes 12 de febrero a los 81 años de edad, ya tenía su lugar en la historia como miembro de la selección de futbol de Inglaterra que ganó la Copa del Mundo de 1966, pero cuando le hizo una impresionante atajada a un remate de cabeza de Pelé en México 1970, se elevó al Olimpo, a la inmortalidad no solo del balompié sino de la cultura internacional.

La Football Association (FA), federación del balompié inglés, publicó un tuit en su cuenta oficial en homenaje a Banks resumiendo: “Será por siempre considerado como un grande de Inglaterra y uno de los mejores porteros del mundo”.

Nacido el 30 de diciembre de 1937, en Sheffield, Banks comenzó su carrera en Chesterfield y tras mostrarse como una gran promesa en sus primeros 23 partidos como profesional fue firmado por el club de la primera división Leicester City por 7,000 libras en julio de 1959.

Falleció el ex portero inglés Gordon Banks, autor de una de las mejores atajadas en la historia del futbol mundial.
Gordon Banks, inspiración de futuras estrellas de la portería a nivel mundial (Foto Twitter).

Al paso del tiempo, se convirtió en titular del arco del “equipo de la rosa”, bajo la dirección técnica del legendario entrenador Alf Ramsey y jugó el primero de sus 73 partidos como seleccionado inglés en una derrota por 1-2 ante Escocia en Wembley, en abril de 1973.

Se coronó campeón mundial en el certamen disputado en casa en 1966 y tuvo un actuación más que destacada para que Inglaterra terminara levantando la Copa Julues Rimet. Fue nombrado el “Portero del Año de la FIFA” por seis años consecutivos entre 1966 y 1972. También militó con el club inglés Stocke City.

Con una trayectoria tan meritoria y respetable, es indudable que su máximo legado se registró el 7 de junio de 1970, en Guadalajara. Inglaterra viajó a la cita de México’70 como campeón defensor y quedó sembrada en el mismo grupo que Brasil, es decir, los monarcas de los dos mundiales anteriores tenían una cita en la cumbre.

La cancha del Estadio Jalisco fue el escenario de uno de los partidos considerados con un nivel técnico excepcional y lleno de estrellas de calidad internacional en ambos cuadros. El “Scratch du oro” terminaría imponiéndose con estupendo gol de Jairzinho en la segunda mitad, pero fue en el primer tiempo que se escribió un pasaje imborrable en letras de oro.

Gordon Banks y Pelé fueron amigos después del gran pasaje que protagonizaron en México'70.
Las historias de Gordon Banks y Pelé quedaron indisolublemente unidas después de México’70 y así nació una amistad para toda la vida (Foto Twitter).

Carlos Alberto, capitán brasileiro, habilitó a Jairzinho por el extremo derecho, donde superó la marca de Terry Cooper para enviar un servicio al área donde Pelé se elevó por arriba del defensor Tommy Wright para martillar un remate violento que botó sobre el césped hacia el poste derecho y, justo cuando parecía inevitable que se incrustara en la red británica, apareció Gordon Banks enfundado en su suéter azul y con increíble agilidad, reflejos, técnica y concentración pudo calcular el bote del esférico para desviarlo con la mano derecha y hacer pasar el balón por arriba del travesaño.

El mismo “Rey Pelé” admitió tiempo después que gritó “¡Gol!”. Fue enfático su gesto de desilusión y sorpresa ante la que muchos consideran la mejor atajada de todos los tiempos. El capitán inglés Bobby Moore instintivamente levantó las manos por la sorpresa antes de aplaudir a Banks. Las crónicas de la época también recogieron la narración del legendario comentarista de la BBC, David Coleman, quien simplemente expresó: “¡Qué atajada! Gordon Banks. Sacó esa de la red”.

Banks, quien se distinguía por su modestía, señalaría repetidas veces durante su vida que esa salvada fue “de suerte”. Inglaterra se quedó en los cuartos de final ante Alemania Federal, pero nada le restó brilló a uno de los pasajes imprescindibles de la historia del futbol.

Banks siempre dijo en referencia a ese capítulo: “No me recordarán por ganar la Copa del Mundo. Lo harán por esa salvada”.

La carrera de Gordon Banks llegó a su fin de una manera abrupta en 1972, poco antes de cumplir 34 años de edad, tras sufrir un accidente automovilístico por el que perdió la visión en el ojo derecho. Sin embargo, en abril de 1977, regresó a la portería para jugar en la North American Soccer League en Estados Unidos en el equipo Fort Lauderdale Strikers, que ganó su división, y Banks terminó siendo nombrado “Portero del Año. Su retiro definitivo fue jugando un partido para el St Patricks Athletic de la Liga de Irlanda.  Tuvo una breve incursión como director técnico al iniciar la década de 1980 y posteriormente también fue directivo.

Gordon Banks se convirtió en un ícono del futbol inglés y un símbolo de la portería, fue y seguirá siendo un arquero por el que son comparados tantos otros arqueros en el mundo.