MIAMI, Estados Unidos- Tan solo horas después de su triunfo en el Super Bowl LIII, el entrenador de linebackers de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Brian Flores, se convirtió en el nuevo coach de su rival divisional, los Delfines de Miami, este lunes 4 de febrero.

Flores sirvió como asistente en New England por 15 años, ahora, abandona el barco como campeón de la NFL para ser parte del odiado rival (Cortesía Twitter: @MiamiDolphins).

Flores, de apenas 37 años de edad fue miembro de la dinastía de Nueva Inglaterra desde 2004, y ejerció como coach de safeties y asistente en defensiva, ofensiva, equipos especiales y scouting antes de ser el entrenador de linebackers.

Aunque nunca fue nombrado formalmente, Flores era considerado el coordinador defensivo de los Patriots, pues era él quien hacia los llamados en la defensiva, y sobre todo porque el equipo nunca nombró a un nuevo coordinador tras la salida de Matt Patricia en febrero de 2018.

Desde las semanas previas al Super Bowl se había previsto la llegada de Flores a Miami, pero lógicamente, el anuncio se realizó luego de que finalizara la final de la NFL.

“No tenía prisa de convertirme en entrenador en jefe, tenía un buen trabajo en Nueva Inglaterra”, dijo Flores en su ceremonia introductoria, para después decir que, luego de hablar con su familia, decidió que Miami era el lugar en el que quería entrenar.

“Vamos a hacer todo lo posible para ganar juegos y crear una cultura y a un ganador aquí”, concluyó el nuevo entrenador en jefe, quien remplaza a Adam Gase como coach, luego de que el equipo terminara con récord de 7-9 en 2018.

El gerente general de los Dolphins, Chris Grier, destacó que la inteligencia y liderazgo de Flores son su mayor fuerte, y expresó su felicidad con la nueva contratación.

Flores se convirtió en el 13avo head coach en la historia de la franquicia, y en el 10mo en los últimos 20 años. Los Delfines solo han logrado tres campañas ganadores desde 2004.