ROMA, Italia- La checa Karolina Pliskova, aseguró ser la sembrada No. 2 en Roland-Garros, al convertirse en la primera checa desde Regina Marsikova en 1978, en ganar el Abierto de Roma, con un triunfo contundente de 6-3, 6-4 sobre Johanna Konta, este domingo 19 de mayo.

Esta es la victoria más importante en arcilla en la carrera de Pliskova (Foto: Twitter).

Pliskova inició inspirada y con una efectividad monstruosa en su servicio mandó a Johanna Konta contra la pared al ir ganando 3-0.

La británica fue reaccionando lentamente, y provocó un break point en la recta final del periodo, pero Pliskova lo ganó y con ello se llevó el set.

Konta mantuvo su ritmo en el segundo set, hasta el séptimo juego, en el que se vivió un tremendo maratón que finalizó con otro quiebre de la checa. Pliskova ganó el siguiente juego y se puso en posición de ganar con un ace que llevó al match point. Konta salvó los dos primeros match points, pero con un drop shot, la ahora No. 2 del mundo no permitió un tercero y consolidó su campeonato.

Pliskova consiguió 5 aces y 2 break points, además tuvo un porcentaje de efectividad del 79% en su primer servicio y del 83% en el segundo. Ambas tenistas tuvieron 3 dobles faltas, pero las de Konta fueron claramente más costosas.

“Se siente tan bien, especialmente cuando nadie realmente me dio una oportunidad en este torneo, ni siquiera, mí misma”, comentó Plsikova al recibir su trofeo. “Antes de este torneo, no estaba súper confiada, ni siquiera pensaba en la final, solo estaba feliz con cada match que jugué”.

“Es un poco como si fuera un milagro para mí, por la arcilla, este torneo, pues nunca he jugado bien aquí, y en arcilla siempre es difícil. Jugué contra buenas tenistas en arcilla. Por supuesto que estoy súper feliz”.