Roger Goodell, comisionado de la NFL, durante la conferencia de prensa en Atlanta, sede del Super Bowl LIII.
Roger Goodell dijo: “Nuestros oficiales son humanos” con respecto al error arbitral que cambió el curso del Juego de Campeonato de la Conferencia Nacional entre Carneros y Santos (Foto Twitter).

ATLANTA – Roger Goodell, comisionado de la NFL, declaró que la tan discutida acción de la interferencia de pase del esquinero de los Carneros Nickell Robey-Coleman durante el Juego de Campeonato de la Conferencia Nacional fue una jugada que “debió haber sido marcada (como infracción)” y que la liga “revisará otra vez (la regla de) la repetición instantánea”.

Gran parte de la duración de la conferencia de prensa en la sede del Super Bowl LIII este miércoles 30 de enero sobre el estado de la liga fue dedicada a ese error de los oficiales y sobre los pases que la liga podría tomar para asegurar que situaciones como esa no se repitan.

La jugada en la que Nickell Robey-Coleman no solo interfirió con el receptor Tommylee Lewis, de los Santos, sino que lo golpeó casco contra casco y los oficiales no lanzaron el pañuelo amarillo, lo que no permitió a Nueva Orleans ir en busca de un touchdown para tener que conformarse con un gol de campo en los últimos minutos. Los Angeles logró empatar y ganar en tiempo extra, lo que dejó la sensación de que esa acción fue la diferencia para que los Santos quedaran eliminados.

Nickell Robey-Coleman, esquinero de los Carneros, comete clara interferencia de pase sobre Tommylee Lewis, receptor de los Santos, que no fue marcada por los oficiales.
La acción del esquinero Nickell Robey-Coleman, esquinero de los Carneros, sobre Tommylee Lewis, receptor de los Santos, que no fue marcada como interferencia de pase por los oficiales, a pesar de que fue una falta flagrante (Foto Twitter).

Inmediatamente después de la derrota, Sean Payton, entrenador en jefe de Nueva Orleans, a modo de queja, dijo que la jugada demostró que “hay más razones por las que necesitamos más jugadas que puedan revisarse en la repetición instantánea”. Ello es porque las jugadas de infracciones no señaladas por los oficiales no son revisables según el actual reglamento.

“Déjenme comenzar por el principio. Entendemos la frustración de los aficionados. He hablado con el entrenador Payton, el equipo, los jugadores. Entendemos la frustración que sienten ahora mismo. Ciertamente queremos abordar ello”, dijo Goodell. “Siempre que el trabajo de los oficiales es parte de cualquier discusión después de un partido, nunca es un buen resultado para nosotros”.

Se le preguntó a Goodell si esto podría provocar que se modifique la reglamentación sobre el uso de la revisión de jugadas en la repetición instantánea.

“… la tecnología no va a resolver todos esos problemas. El juego no es arbitrado por robots y no lo va a ser. Pero tenemos que continuar por el camino”, respondió Goodell y agregó más adelante: “Revisaremos de nuevo la repetición instantánea. Ha habido una variedad de propuestas en los últimos 15 o 20 años sobre si la regla de la repetición debe ser expandida. No cubre la marcación de infracciones. La otra complicación es que esa fue una ‘no marcación’. Nuestros entrenadores y equipos se han resistido mucho a ello y no ha habido apoyo para ello hasta la fecha sobre tener un oficial de repetición o alguien en Nueva York que lance un pañuelo cuando no se lanzó una sobre el terreno. No se ha votado por ello en el pasado”.

Goodell también fue enfático sobre que no había posibilidad alguna de que él pudiera intervenir y cambiar el resultado del juego por el título de la NFC debido a una falla de un oficial.