Los Los Angeles Rams derrotaron 30-22 a los Dallas Cowboys en el Playoff Divisional de la NFC de la temporada 2018 de la NFL.
Foto cortesía @NFLNetwork.

LOS ANGELES – La ofensiva terrestre de los Carneros de Los Angeles tuvo el mejor desempeño en la historia de la franquicia en postemporada para terminar con las aspiraciones de los Vaqueros de Dallas a los que derrotaron por 30-22 en el primer partido del Playoff Divisional de la Conferencia Nacional, este sábado 12 de enero.

Los Carneros (14-3) avanzaron a su primer Juego de Campeonato de la NFC desde 2002 y como representante de Los Angeles lo disputarán por primera vez desde enero de 1990. Para los Vaqueros (11-7), que venían de ganar 8 de sus últimos 9 partidos, significó la sexta derrota consecutiva en la Ronda Divisional y sigue sin jugar por el título de la Conferencia Nacional desde 1996.

Otro hito de esta victoria es que Sean McVay, estratega de 32 años de edad de los Rams, se convirtió en el más joven entrenador en jefe en ganar un partido de playoff en la historia de la NFL, superando la marca impuesta por John Madden, quien lo hizo a los 33 años en 1969, cuando dirigía a los Raiders de Oakland. McVay lo hizo justo en la fecha en que se cumplieron 2 años de que fue contratado para dirigir a los Carneros, mismo día en que la NFL aprobó la mudanza del equipo de San Luis, Missouri, a Los Angeles.

Los anfitriones en el Memorial Coliseum acumularon 273 yardas de ofensiva terrestre, récord de la franquicia en postemporada, con una combinación letal de C.J. Anderson, quien jugó apenas su tercer partido con los Carneros y sumó 123 yardas y 2 touchdowns, y Todd Gurley, el titular que estuvo dos semanas fuera por lesión y avanzó 115 yardas con un TD.

La segunda anotación de Anderson fue en acarreo de una yarda en cuarta oportunidad y gol con 7:16 por jugarse en el último cuarto, cuando McVay decidió ir por el touchdown y no solo por el gol de campo para así despegarse a dos posesiones de Dallas y tomar ventaja de 30-15.

Los Vaqueros todavía anotaron con un acarreo de una yarda del quarterback Dak Prescott a 2:11 del final. El equipo de la estrella solitaria no intentó la patada corta, pero su ofensiva no pudo impedir que los locales consumieran el tiempo restante y así se escribió le victoria angelina.

El quarterack Jared Goff no tuvo que lanzar tanto y terminó con 186 yardas sin touchdown ni intercepciones, pero realizó un acarreo de 11 yardas en tercera y 11 con menos de 2 minutos por jugarse para conseguir el primer down que aseguró el triunfo.

Por los Cowboys, que jugaron su partido 63 de postemporada –récord de la NFL–, Prescott se fue con 266 yardas, 1 touchdown sin intercepción y su acarreo de TD. Ezekiel Elliott fue contenido en 47 yardas en 20 acarreos con 1 touchdown y no pudo ser factor en esta ocasión.