Los Diablos Rojos del México impusieron un nuevo récord en la LMB al derrotar 29-0 a los Bravos de León.
El récord de más carreras anotadas en una victoria por blanqueada regresa a los Diablos Rojos. De 1986 a 2012 perteneció a los escarlatas con pizarra de 22-0 contra Saltillo (Foto cortesía @DiablosRojosMX).

CIUDAD DE MÉXICO – Un día después de que sufrieron por “una derrota a la brava”, vino su desquite con “una masacre a la diabla”.

Los Diablos Rojos tuvieron una noche explosiva a la ofensiva al anotar 29 carreras y conectar 27 imparables, imponiendo una nueva marca de la Liga Mexicana de Beisbol, con la pizarra más alta en una blanqueada por 29-0, este miércoles 5 de junio.

La victoria permitió a los escarlatas (29-21) acercarse a medio juego de los Guerreros de Oaxaca, líderes de la Zona Sur. Curiosamente, la victoria 29 de la temporada de los pingos la lograron anotando 29 carreras.

La impresionante fiesta ofensiva lucifer fue en apoyo del abridor zurdo estadounidense Matt Gage (4-3), quien con trabajo de 6.1 entradas, 4 hits, sin base por bolas y 8 ponches, que fue completada por los brazos de Juan Robles (1.2E) y Rogelio Martínez (1E).

La marca anterior de más carreras contra cierre, es decir, de más carreras anotadas en una victoria por blanqueada pertenecía a los Sultanes de Monterrey, que derrotaron 23-0 a los Rieleros de Aguascalientes, el 11 de julio de 2012, y para hacer más impactante e histórica la ocasión, Walter Silva lanzó juego sin hit ni carrera para apuntarse la victoria. Otra sincronía es que el derrotado del juego de este miércoles haya sido Silva (3-3) a haber recibido 9 hits -2 home runs- y 8 carreras en apenas 2.1 innings.

Además, los infernales se quedaron a una carrera del récord de todos los tiempos en la LMB de más carreras anotadas en un juego de 9 entradas que impuso Laguna el 5 de julio de 2008 al derrotar 30-12 a los Pericos de Puebla.

Por la ofensiva escarlata, destacaron Iván Terrazas al batear de 6-5 con 5 carreras producidas;  Emmanuel Ávila con 3 hits en 4 turnos al bat y 5 carreras anotadas; Juan Carlos Gamboa al irse perfecto de 5-5 con 3 producciones y Japhet Amador con cuadrangular y 2 impulsadas..

Los Diablos Rojos anotaron por racimos de 4 en la segunda entrada; 5 en la tercera; 3 en la quinta; 6 en la sexta; 4 en la séptima y 7 en la octava para completar la impactante pizarra.

Este récord de más carreras anotadas contra cierre de juego, perteneció por mucho tiempo a los Diablos Rojos del brazo de Maximino León, quien en 1986 guió la blanqueada de 22-0 contra Saraperos de Saltillo, marca que estuvo vigente hasta que Sultanes la superó con la joya de Silva en 2012.

Pericos 6, Guerreros 5

Tigres 5, Leones 2

Campeche 17, Olmecas 9

Sultanes 7, Toros 5

Tecolotes 7, Acereros 4

Generales 14, Rieleros 5

Algodoneros 7, Saraperos 5