TUCSON, Estados Unidos- Miguel “Alacrán” Berchelt mantuvo su cinturón superpluma de la CMB al vencer a Francisco “Bandido” Vargas, en una pelea de revancha que el de Cancún, Quintana Roo, otra vez ganó por la vía del cloroformo, este sábado 11 de mayo.

El “Bandido” recibió un peor castigo en su segunda pelea con Berchelt y su esquina tuvo que arrojar la toalla antes del séptimo asalto (Foto: Twitter).

En enero de 2017 estos dos peleadores se enfrentaron por el campeonato superpluma del CMB que estaba en posesión de Vargas, pero Berchelt se lo arrebató en el onceavo round, con un nocaut técnico luego de que el “Bandido” fuera mermado todo el combate y los cortes en su rostro le cobraran factura.

Vargas buscó su revancha pero Berchelt se estableció mejor en el primer round y soltó las primeras combinaciones de la pelea. El ex-campeón quiso mantener su distancia con el jab y solo se metió en el intercambio poco antes de que sonara la campana.

El “Bandido” salió hambriento en el segundo, pero Berchelt lució más fuerte y con mayor potencia y castigó los intentos de ataque de su oponente con golpes al cuerpo y al rostro. Vargas decidió boxear en terreno corto, pero eso favoreció al “Alacrán” quien sacudió la cabeza de Vargas con combinaciones de derecha e izquierda.

Berchelt impactó mucho a la cabeza, pero Vargas seguía mandando la cabeza por delante, lo que provocó una llamada de atención del referee en el round 3 que otra vez fue dominado por el campeón.

Para el cuarto, Vargas ya estaba sangrando con un brutal corte en la nariz, esto solo complicó el panorama para el “Bandido” quien fue perdiendo fuerza y solo recibió más golpes de poder y combinaciones por parte de Berchelt. Para el final del quinto, el rostro de Vargas ya estaba muy lastimado.

El sexto asalto solo fue una golpiza de Berchelt, quien buscó por abajo y seguir el castigo arriba con su poderosa izquierda y su derecha en contragolpe, Vargas ya no lanzó golpes al final del round, pero no se rompió y sobrevivió la campana.

La esquina de Vargas ya no lo dejó salir para el séptimo, y Berchelt volvió a ganar por nocaut como hace dos años, consagrándose como uno de los mejores boxeadores en las 126 libras. Los ojos del mexicano están puestos en Vasyl Lomachenko, quien está boxeando en la división de los ligeros.