Foto: Twitter

MELBOURNE, Australia- Con tan solo 21 años, la japonesa Naomi Osaka conquistó este sábado 26 de enero el segundo Grand Slam de su novel carrera dentro de la WTA, al derrotar en la final del Australian Open a la checa Petra Kvitova.

La ahora vigente campeona del US Open y de Australia tuvo que emplearse a fondo para superar a Kvitova por parciales de 7 (7)-6 (2), 5-7 y 6-4 luego de dos horas con 27 minutos de partido.

Osaka tuvo que ir hasta el tie break en la primera manga para quedarse con la ventaja ante una rival de alto calibre que no le puso, ni mucho menos, las cosas sencillas en la pista.

Para el segundo set, Kvitova quemó sus naves y con 6-5 en el décimo segundo game, consiguió emparejar la pizarra para forzar el tercer capítulo.

Instaladas en el drama de la tercera manga, Osaka dio el paso al frente apoyándose en su saque, mientras que Petra levantó cuatro match points para mantenerse con vida.

Finalmente con 5-4 y 40-15 de su lado y una Rod Laver Arena expectante, Osaka sacó con un misil en su brazo derecho, Kvitova hizo la devolución por fuera de la línea para acabar con un magnifico partido en Australia.

De esta forma, Naomi Osaka se convirtió en la primera tenista asiática campeona en Melbourne Park desde que la china Li Na lo consiguiera en 2014.

Además, gracias a la consecución de este Grand Slam, aparecerá a partir del próximo lunes 28 de enero como la número uno del mundo en el ranking femenil de singles de la WTA, convirtiéndose en la primera japonesa que logra esta notable distinción en el tenis internacional.