Tom Brady y los Patriotas se despidieron de sus aficionados antes de volar rumbo a Atlanta para disputar el Super Bowl LIII.
Tom Brady se despidió de los aficionados de los Patriotas en Foxborough antes de partir rumbo a Atlanta con el coro: “Aún estamos aquí” (Foto Twitter).

ATLANTA – Como era de esperarse, Tom Brady confirmó que no dirá adiós a los emparrillados después de disputar el Super Bowl LIII,  el próximo domingo 3 de febrero, cuando los Patritoas de Nueva Inglaterra se enfrentarán a los Carneros de San Luis.

Brady, de 41 años de edad, confirmó su intención de seguir jugando en la NFL sin importar el resultado del partido a celebrarse en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta, sede a la que arribaron ambos equipos este domingo 27 de enero.

En una entrevista para la cadena ESPN, el reportero Jeff Darlington, hizo a Brady la pregunta: “¿Hay alguna oportunidad de que te retires después del Super Bowl LIII, Tom?”.

“Cero”, respondió directa y escuetamente Brady, quien, entre los varios récords que ha impuesto en partidos de Super Bowl, mejorará su propia marca de ser el quarterback más veterano en disputar el “juego grande”, cuando salte al emparrillado con 41 años y 184 días de edad.

Brady ha expresado en diversas ocasiones su deseo de jugar por lo menos hasta los 45 años y ha sustentado su argumento con una temporada más que sólida en 2018 al completar 375 de 570 pases para 4,355 yardas, 29 touchdowns y 11 intercepciones, sin mostrar síntomas de significativo declive en su desempeño.

Este será su noveno Super Bowl al lado del entrenador Bill Belichick. Tanto individualmente como en binomio de quarterback y estratega, ambos ostentan récords de todos los tiempos en la historia del “Súper Domingo”.