La NFL suspendió indefinidamente a Josh Gordon, receptor abierto de los New England Patriots.
Josh Gordon podría haber llegado al final de su carrera tras una suspensión más relacionada con el consumo de sustancias prohibidas (Foto Twitter).

Su pasado lo condena. Josh Gordon, receptor abierto de los Patriotas de Nueva Inglaterra, fue suspendido indefinidamente por la NFL tras violar los términos de su restitución bajo la política de consumo de sustancias prohibidas.

Este jueves 20 de diciembre, la liga hizo público el comunicado apenas poco tiempo después de que el propio Gordon relevó que se alejaría del futbol americano para concentrarse en resolver sus problemas de salud mental.

“Tomo mi salud mental muy seriamente en este punto para asegurarme de poder actuar al máximo nivel”, declaró Gordon a través de un comunicado. “Me separo del campo de futbol americano por un tiempo para concentrarme en mi salud mental. Quiero agradecer al entrenador Bill Belichick, al señor (Robert) Kraft  (propietario de los Patriotas) y los incontables compañeros en la organización de los Patriotas por su continuo apoyo. Quiero agradecer a mis seguidores por su apoyo y también quiero continuar mi camino para regresar al 100 por ciento”.

MOMENTO ESTELAR DE LA CARRERA DE JOSH GORDON: ATRAPÓ EL PASE DE TD 500 DE TOM BRADY:

Gordon tiene un largo historial de problemas de salud mental y abuso de sustancias prohibidas. El estelar receptor se perdió dos temporadas completas por haber sido suspendido y participó en únicamente 11 juegos para los Browns de Cleveland entre 2014 y 2017. Fue reintegrado condicionalmente por la NFL en noviembre de 2017 y apareció en cinco juegos para el equipo en la última temporada.

Tras perderse el campo de entrenamiento con Cleveland y la pretemporada, recibió ayuda para superar una lesión no relevada y fue cambiado a los Patriotas tras sufrir una lesión en el tendón de la corva durante una sesión de fotografías.

La nueva suspensión podría poner en riesgo la carrera de Gordon, de 27 años de edad, quien podría ser recordado como otro jugador que pudo haber llegado a las máximas alturas y desperdició más de una gran oportunidad.