LOS ANGELES – La última conferencia de prensa antes del combate en Tyson Fury y Deontay Wilder terminó en caos al desatarse una pelea entre ambos a tres días de su batalla por el campeonato mundial de peso completo.

Una sala repleta de reporteros, aficionados y personas allegadas al evento fue escenario de una acalorada discusión entre ambos púgiles, que fue subiendo de todo hasta que los dos comenzaron a empujarse uno al otro y terminó con miembros de ambos equipos interviniendo y confrontándose durante alrededor de un minuto.

Bronca en la conferencia de prensa de la pelea entre Deontay Wilder y Tyson Fury
Zafarrancho en la conferencia previa al combate por el título de la máxima categoría entre Deontay Wilder y Tyson Fury (Foto Twitter).

Fury incluso se despojó de su camisa y los elementos de seguridad tuvo que entrar en acción para separar a los rijosos, que elevaron la temperatura para la pelea en el Staples Center, tras insultarse y después de que ambos boxeadores prometieron ganar por nocaut.

El estadounidense Wilder, de 33 años de edad, y campeón invicto del Consejo Mundial de Boxeo, escuchó como Fury, británico de 30 años, dijo que su rival tenía un perfil muy pequeño en su propio país a pesar de su status de monarca defensor.

“La noche del sábado (1 de diciembre) todo el mundo lo conocerá como la persona que fue noqueada por Fury”, declaró el gigante del Reino Unido de 2.06 metros de estatura y 117 kilogramos de peso.

Wilder, quien había dicho antes que Fury hizo su nombre en un “país pequeño”, permaneció calmado, pero cuando los dos contendientes posaron cara a cara, Wilder comenzó a gritar al rostro de su oponente antes de que se desatara la meleé.