SEATTLE, Estados Unidos- La defensiva de los Halcones Marinos de Seattle borró a los Vikingos de Minnesota al vencerlos 21-7, con lo que el equipo logró su octavo triunfo de la temporada, este lunes 10 de diciembre, y se encaminan a garantizar un boleto a playoffs como comodín.

El poderío de la defensa de los Halcones Marinos se alzó con la victoria pese al peor juego por aire en la carrera de Russell Wilson (Cortesía Twitter: @Seahawks).

Los Vikingos no pudieron imponerse a la nueva “Legion of Boom”, que forzó un despeje de los nórdicos en sus primeras cinco series ofensivas, y solo permitió 71 yardas en toda la primera mitad.

Pero la defensa de Minnesota también estuvo sublime, y solo aceptó un gol de campo de los Seahawks en los primeros 30 minutos, e incluso interceptó a Russell Wilson en la zona roja, en un pase en el que el quarterback de Seattle buscaba deshacerse del ovoide.

En la segunda mitad, los Vikings empezaron a ser más eficaces al ataque, e incluso expusieron a los profundos de su rival con una gran atrapada de Stefon Diggs para 48 yardas, pero aun así la defensa de Seattle nunca se rompió, y frenó al ataque de los púrpura en cuarta oportunidad, en dos ocasiones, la segunda fue sumamente dolorosa, pues en lugar de buscar un gol de campo que los hubiera puesto en la pelea, se la jugaron en la yarda 1, en donde Kirk Cousins no pudo encontrar a Kyle Rudolph.

Otro gol de campo de Sebastian Janikowski mantuvo a Seattle arriba, pero Vikingos apretó con un intento de patada de 47 yardas para Dan Bailey, sin embargo, ni eso permitieron los Seahawks, ya que el linebacker Bobby Wagner, bloqueó la patada.

Wilson no tuvo un buen juego por aire, pues completó 10 de 20 pases para 72 yardas, pero hizo daño por tierra, y tras escaparse 40 yardas guió a su equipo a un touchdown terrestre de la mano de Chris Carson, quien tuvo 22 acarreos para 90 yardas.

Justin Coleman le puso fin al encuentro, ya que recuperó un balón suelto de Cousins y lo regresó 29 yardas hasta las diagonales. Un pase de Cousins a Dalvin Cook logró los únicos puntos de los Vikingos, pero con un minuto en el reloj, la victoria era imposible.

Wilson se convirtió en el quarterback más ganador en sus primeras 7 temporadas como profesional. Los Halcones Marinos (8-5) son el único equipo con récord ganador en la búsqueda del comodín en la Conferencia Nacional.