BALTIMORE – Los Cuervos de Baltimore llegaron a un acuerdo para ser dirigidos 4 años más por el entrenador en jefe John Harbaugh, este jueves 24 de enero.

El equipo hizo el anuncio oficial a través de su cuenta de Twitter.

“Estoy muy emocionado con este contrato, con la oportunidad de continuar nuestro trabajo y me siento horado por ello”, expresó Harbaugh en una declaración publicada por el equipo. “Agradezco el apoyo de los Ravens, especialmente de Steve Bisciotti. Estaremos trabajando para hacer de los Ravens de 2019 lo mejor que podamos. Tenemos unas excelentes bases para el equipo y tenemos una gran organización con gente inteligente y muy trabajadora”.

Por un periodo de la temporada 2018, Harbaugh estuvo en riesgo de perder su empleo antes de que tuviera que hacer el cambio de quarterback titular por la lesión de Joe Flacco y con surgimiento del novato Lamar Jackson, quien hizo reaccionar a la ofensiva para terminar con marca de 6-1 y con el título de la División Norte de la Conferencia Americana.

John Harbaugh renovó contrato como entrenador en jefe de los Baltimore Ravens por 4 temporadas más.
John Harbaugh ha clasificado a los Cuervos a 7 playoffs en 11 temporadas y les dio el título del Super Bowl XLVII (Foto Twitter).

La combinación del ataque rejuvenecido con la defensiva número 1 de la NFL permitió a Baltimore regresar a la postemporada por primera vez desde 2014, sin embargo, cayeron en casa en la ronda de Comodines ante los Cargadores de Los Angeles.

En ese partido, Harbaugh fue criticado por mantener en el terreno de juego a Jackson, quien se vio muy titubeante en su debut en playoffs, y no sustituirlo por Flacco, cuando el marcador era muy abultado en favor de los Cargadores. Jackson intentó un regreso, pero fue demasiado tarde.

Sin embargo, también este gesto es interpretado la lealtad que el estratega le tuvo a su mariscal de campo del futuro, lo cual puede redituar en un efecto positivo para la franquicia.

En 11 temporadas al frente de los Cuervos, Harbaugh acumula 104 victorias por 72 derrotas, más récord de 10-6 en postemporada, lo que incluye la conquista del Super Bowl XLVII tras la temporada 2012, con 7 apariciones en playoffs y 3 títulos divisionales.